La aplicación de la Directiva Europea que obliga a individualizar los consumos en las viviendas con calefacción central debería haber entrado en vigor el 1 de enero de 2017, el anterior gobierno, que realizó un borrador en marzo de 2018 y puso como plazo máximo diciembre de 2020. Con la creación del nuevo Ministerio de Transición Energética, el nuevo gobierno dará un empujón al sector, en su deseo de reducir emisiones de CO2 y realizar políticas para construir un futuro sostenible.