Una vuelta extra de llave, no difundir datos de viajes en las redes sociales, desactivar el geolocalizador del móvil y dejar alguna persiana a medias son algunos de los trucos que recomiendan los expertos para evitar los robos en domicilios durante el periodo estival y tener unas vacaciones más seguras.

Además, un 44,56% admite que les inquieta que les puedan robar en su casa mientras están de vacaciones y, entre quienes tienen segunda residencia, un 37,98% teme que vuelva de vacaciones y se la encuentre ‘okupada’ y un 24,81% que esté con daños materiales.

Sin embargo, este miedo no se corresponde con la realidad, puesto que no aumentan significativamente los robos respecto al resto del año, aunque los ladrones sí que aprovechan este tiempo para rastrear las viviendas vacías, por lo que resulta conveniente tomar una serie de medidas preventivas con las que evitar un susto al volver de vacaciones.

 

Otras sugerencias que ofrece la compañía son evitar que los ladrones vigilen los hábitos que uno tiene -cuando se sale y se entra de la vivienda y qué costumbres se tienen, por ejemplo- y evitar publicar en redes sociales los movimientos vacacionales que se hace -como se suele hacer en las ‘stories’ de Instagram-, así como desactivar la geolocalización cuando no sea necesaria.

No dejar objetos de valor a la vista

Asimismo, la compañía de alarmas invita a cerciorarse de que tanto las ventanas como las cerraduras estén bien cerradas, e incluso aconsejan dar una vuelta a la llave para evitar una intrusión por el sistema del resbalón. También recomiendan no dejar visibles objetos de valor, porque siempre son un atractivo y una tentación para los ladrones.

Además, un truco bastante efectivo para despistar a aquellos ladrones que buscan cerciorarse de que la vivienda no está ocupada en ese momento es hacer que parezca que la vivienda esté habitada -dejar alguna persiana subida y desviar las llamadas del teléfono fijo al móvil personal, por ejemplo- y conectar el sistema de alarma o vídeovigilancia.