Semana de confusión para las entidades financieras, aunque las firmas de hipotecas que quedaron paralizadas desde el 18 de octubre han comenzado a suscribirse, coinciden todas las fuentes bancarias consultadas. La paralización ha llegado a superar el 40% en varias entidades, según porcentajes facilitados por ellas mismas. La idea es que en estos días la firma de créditos para la compra de viviendas crecerá ante la paralización de las últimas semanas.

 

La decisión del Gobierno de que sea la banca la que asuma a partir de ayer el impuesto hipotecario de actos jurídicos (AJD) ha devuelto la seguridad jurídica a esta parte esencial del negocio de estas entidades financieras. Sin embargo, las dudas que está generando este cambio en las ofertas en vigor de una parte importante del sector parece que no se resolverán hasta dentro de unas semanas. Además, el PSOE negocia cargar el grueso de los costes de las hipotecas a los bancos con una enmienda transaccional a la ley hipotecaria cuya negociación puede cerrarse hoy o en los próximos días.

De momento, varios bancos han decidido subir los diferenciales de sus ofertas hipotecarias. Este es el caso de CaixaBank, que lo ha hecho en un 0,40% (aunque desde hace semanas asume todos los gastos y comisiones de una hipoteca incluido el AJD, excepto el de compraventa), Ibercaja, que ha incrementado en un 0,15% el diferencial sobre el euríbor, o Deutsche Bank, que ha aumentado el diferencial en 0,10%, hasta el 1,30% en su oferta a tipo variable, y en 0,35% sus hipotecas a tipo fijo a 30 años, para situarlo en el 2,80%.

Bankinter también ha subido los precios de su hipoteca a tipo fijo a mediados de octubre. Aunque todas estas entidades aseguran que sus respectivas alzas no están vinculadas a las polémicas sentencias del Tribunal Supremo ni al decreto del Gobierno para que sea el banco, y no el cliente como en los últimos 23 años, quien pague el impuesto de AJD.

Otras entidades, como Santander, han retirado del escaparate su última oferta hipotecaria a tipo variable del 0,79% (incluso se reducía al 0,69% para los clientes con patrimonios muy altos), publicada el 13 de octubre, aunque ya se aplicaba con anterioridad, coincidiendo con el cambio de criterio sobre el sujeto que tiene que pagar el AJD.

El problema ahora, coinciden dos banqueros y varios expertos, es que “se va a producir una auténtica distorsión en los precios de las hipotecas y en su publicidad”. Estas fuentes financieras entienden que no es lo mismo ahora pedir una hipoteca en el País Vasco, con un coste del AJD del 0,5%, o Madrid, que es del 0,75%, que en Andalucía, cuyo impuesto es del 1,5%, “y ahora lo debemos pagar nosotros sin descuentos por familias numerosas, por discapacidad, por edad del comprador, etc., y sin poder desgravarlo en el impuesto de sociedades”.

Esta distorsión “puede provocar que algunas entidades apliquen diferenciales distintos según la región. Nosotros, de hecho, nos lo hemos planteado”, reconoce un banquero. El directivo de otra entidad añade que su banco estudia si “tiene que publicitar hipotecas diferentes en función de la comunidad autónoma”.

El objetivo final no es tanto encarecer las hipotecas como compensar el pago del AJD que debe abonar ahora el banco en las ofertas con mayor riesgo, insiste un banquero.

Todos los directivos y expertos coinciden en que a partir de ahora “el abanico de precios (diferenciales o comisión de apertura u otras) de una hipoteca será muy diverso y se establecerá en función cada vez más del riesgo del cliente, nos volveremos más exigentes, y de la región en la que vive o solicita su hipoteca. No es la primera vez que se oferta un producto en función del mercado, ya se ha hecho con hipotecas, y sobre todo con la remuneración de los depósitos”.

La banca tendrá cuidado, no obstante, en que esta, cada vez mayor, lista de precios no choque con el objetivo del Gobierno, quien ha apelado a las entidades para que no trasladen el precio del AJD a las hipotecas. Por ello, estos cambios en las hipotecas se harán de forma progresiva y se personificará en el tiempo, señala un banquero.

Fuentes financieras también temen que las comunidades autónomas puedan subir más el impuesto de AJD para recaudar más una vez que ya no es el cliente quien lo paga. La Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf) declaró ayer que no tiene duda de que la banca trasladará a sus clientes el sobre coste que supondrá para ellos tener que asumir desde ahora el impuesto que grava las hipotecas.

Hacienda, mientras, a través de la secretaria de Estado,  insistió que el Gobierno vigilará que la asunción por parte de la banca del impuesto no repercuta en los consumidores en forma de cláusula abusiva.

Pibank, marca online de Banco Pichincha, ha dado el primer paso competitivo en el actual entorno de incertidumbre por la nueva regulación hipotecaria y ha lanzado una hipoteca sin comisiones ni gastos (como CaixaBank). Así, además del impuesto sobre AJD, asumirá todos los gastos relacionados con gestoría, notaría, registro y tasación de la vivienda. Esta hipoteca ofrece unas condiciones de Euribor +0,95% a partir del primer año, con un TIN el primer año del 1,95%.